Mis miedos

1/30/2019

Desde hace mucho tiempo quería probar el BDSM pero por miedo y por indecisión nunca me atreví a hacerlo, contacte con varias dominas que no me convencieron ,hasta que la encontré a ella una diosa que desde el primer momento fue muy agradable con migo pero a la vez muy dominante, pero que eso no os confunda en un momento eso puede cambiar y convertirse en una furia.


Desde que concerté la primera sesión me quede enganchado a su figura, a su forma de tratarme y su forma de ser tan espectacular.


Y  aquí estoy ante su puerta una segunda vez, llamo y tras unos segundos oigo el sonido de unos tacones acercarse, mis nervios aumentan ya que se que queda poco para verla, me abre la puerta y allí esta ella tan increíble como siempre con su sonrisa que me vuelve loco, me ordena que me desnudé y me duché, al terminar me dirigí  hacia donde estaba  y me arrodillé ante ella, entonces empezó a preguntarme, esas preguntas que son tan difíciles para mi y que nunca nadie me había hecho, nada mas empezar me cruzo la cara ya que había tocado uno de sus zapatos sin permiso se enfado muchísimo y allí me dejo con una bofetada hasta que volvió a prestarme atención, me ordeno quitarle los zapatos esta vez si con su permiso esa será una lección que no se me olvidara nunca y que le limpiara los pies con mi lengua, esos preciosos pies que podría estar así todo el día.

 

Después me hizo ponerme a cuatro patas se enfundó un guante y me dijo, haber que te entra por aquí después de hacerlo saco de un cajón una polla enorme y dijo yo creo que esta te entra y asi fue, antes de eso me hizo ponerle un condón con la boca y allí estaba yo intentando ponerle un preservativo a una polla enorme entre arcadas y una vergüenza inmensa y ella mirándome, al final cogió un cinturón y me folló con aquella polla como nunca nadie lo había hecho. 


Al final me obligó a masturbarme y me dijo que lo disfrutara que va a ser la ultima en mucho tiempo, despué

 

s de correrme y tragarme mi semen me puso una jaula de castidad y así sigo después de mucho tiempo, solo puedo tocarme cuando ella me lo permite ya que después de conocerla se a hecho dueña no solo de mi cuerpo si no también de mi mente.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Otros relatos

9/16/2019

9/2/2019

6/2/2019

5/30/2019

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por Tags